Bienvenidos!

La Mansión Stukov

 :: Rol :: Terra :: [ Pandemónium ]

Ir abajo

La Mansión Stukov

Mensaje por Invitado el Vie Nov 26, 2010 8:28 am

La Mansión Stukov


Cuentan, que hay un lugar llamado Pandemónium, lugar donde se cree que es el "Paraíso Perdido", la capital donde los Demonios viven... Allí, allí se puede encontrar una mansión que perteneció a la Demonio más Poderosa, Promathia. La estructura se cree que fue construida en tan sólo un día por todos aquellos esclavos de la Demonio. Pero después de su muerte, todo cambió... Ahora, en la Mansión viven sus tres hijos, "Los Tres Abismales", Demonios temidos por su poder pues se cree que los tres juntos acabaron con trescientos Celestiales. La mansión pasó a ser propiedad de Söld al ser el mayor, más sin embargo, entre los hermanos hay tanto "cariño" y respeto, que entre ellos decidieron que la estructura sería de los tres hermanos, pero claramente habían divisiones en cuanto a lugares, por ejemplo, Söld tiene la recámara más grande y lujosa de todas y justo a lado, una cocina personal, donde se sabe que la comida son Celestiales y Humanos. Liebe tiene una recámara a prueba de fuego donde se cree que más que habitación es un vil calabozo de torturas para aquellos a los que atrapa y poder carbonizarles a su antojo de la manera más cruel posible. Y Alexander, un laboratorio con la más alta tecnología bajo la mansión donde elabora, diseña, crea, investiga, destruye etc etc infinidad de cosas, entre ellas, aquellos cuerpos usados por sus "hijas". Desde entonces, tal mansión que se le conocía por "La Mansión de Promathia", pasó a llamarse "La Mansión Stukov" o común y vulgarmente "La Mansión Abismal".

Datos de la Mansión


La Mansión Stukov es el único "castillo" que se encuentran en el Pandemónium. Es por ello que resalta de las demás estructuras, la Mansión en sí, es famosa por ser la más grande del Mundo de Terra. La construcción se llevó a cabo en un día por Promathia, se eligió construir la Mansión en medio del bosque para que así ella y su corte pudieran salir de cacería, obviamente, Ángeles y Humanos capturados obligados a correr como viles animales. En total, se requirió de unos 180,000 esclavos de la Demonio para construir éste maravilloso edificio que cuenta con 8 torres inmensas, 440 habitaciones, 365 chimeneas, 365 ventanas, 63 escaleras, 15 salas de tortura (De las cuales, 12 son de Liebe, siendo así, las otras 2 de sus hermanos y otra libre), 10 cocinas (De las cuales, 5 son de Söld) y el increíble Laboratorio de Alexander, cuatro vestíbulos rectangulares saltados sobre cada piso forman una forma enfadada, que se encuentra en el centro. Uno de los toques de luz arquitectónicos muy famosos entre con el gran público, es la hélice doble de la espectacular escalera abierta donde la gente puede ascender y descender al mismo tiempo sin toparse con la otra persona. La Mansión se encuentra en un terreno de unos 5.000 acres rodeado por una muralla de 32 kilómetros de longitud. Tal Mansión está rodeada por 52,5 km² de árboles, que forman un bosque de 31 kilómetros. El castillo es un cuadrilátero en cuyo interior se sitúa el torreón contra el lado norte. Dentro del torreón, en el cruce de los grandes vestíbulos perpendiculares a los que dan aposentos, la escalera de tramos dobles une las circulaciones verticales y horizontales y le permite subir a las terrazas o bajar hacia el patio. Al salir de una sala, si se encuentra en un vestíbulo con ventanas en un extremo y la gran escalera esta visible.

Al entrar al lugar se respira un ambiente tranquilo pero también algo "vacío", dada la inmensidad de la edificación. La Mansión Stukov, al igual que muchos otros castillos en el Mundo Humano, alberga muchas obras de arte. Varias piezas de gran valor artístico pueden encontrarse en las paredes del castillo. Es importante recalcar que la naturaleza artística del lugar no se limitaba únicamente a la pintura; la música y el teatro también formaba parte del castillo. Lo cual representa una ironía, pues todo aquel que entra a la Mansión cree que encontrará el clásico lugar donde viven los clásicos Demonios, pero no es así... Sus interiores son, de un estilo rustico, madera de un color marrón/guinda oscurecido, alfombrado rojo con detalle blanco y negro. Elegantes adornos, así como lamparas de luz que conservan el estilo medieval. A Promathia le encantaba su hogar, pero solía quejarse de la complejidad del lugar. En ocasiones ella se perdía y esto no resulta tan extraño considerando que el castillo es un gran laberinto. No obstante, es muy probable que un visitante e pierda. Los jardines la Mansión son simplemente sorprendentes, y aún más sorprendente es el parque que rodea al castillo dentro de la muralla de 31 kilómetros de longitud. Algunas partes del parque pueden ser visitadas por el público en general pero otras se encuentran cerradas para preservar la fauna original de la zona. Este es el parque amurallado más grande de todo el existir. Si se ve la Mansión desde el exterior, su imagen es la de un lugar vacío y carente de vida, un aire lóbrego, melancólico y constantes escalofríos (Debido a que el lugar también cuenta con un Cementerio/Panteón de donde Alexander selecciona a una difunta para revivirla) pueden sentirse. Si bien, para "andar" en tal Mansión sin perderse requiere de bastante tiempo, Los Tres Abismales al ser hijos de Promathia conocen el lugar "por defecto", como si hubiesen heredado su memoria respecto al lugar.

La Mansión Stukov es protegida por la pequeña tropa de 500 unidades de Alexander, "Los Ángeles de la Muerte", como también es protegida por todos aquellos seres bajo el control de los hermanos. La alta seguridad del lugar hacen que sea imposible un infiltrado, si bien hay cámaras escondidas para que las "normales" sean bloqueadas, es decir, si se desactiva una, habrá más vigilando, lo mismo para el sistema de seguridad, pues si cae, hay más que se activarán de diferentes puntos.

Spoiler:
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Mansión Stukov

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 27, 2010 2:15 am

Doomsday Parte I


La sala de reuniones de la familia Stukov volvería a tener actividad, y habían acordado los Tres Abismales tener una reunión de suma importancia... El inicio de algo grande se podía sentir. La mansión desde temprana hora había tenido actividad, gente de allí a allá y acá, realmente nada estaba quieto, algunos hacían comida, otros vigilaban, pero nadie hacía nada, bueno, sólo uno... Alexei, quien se encontraba con suma tranquilidad se encontraba en el lugar indicado donde en cuestión de minutos, se encontrarían reunidos los Tres Abismales... ¿De qué hablarían? Era fácil...

La sala era igual a las demás, grande, lujosa y espaciosa, el alfombrado no faltaba y una gran mesa en el centro de madera oscura, varias velas cada cierta distancia, y era curioso el hecho de la mesa tan grande para tres personas, tal mesa podía ser usada hasta por 25 personas. Al ser una mesa en forma circular hacía que toda silla pudiese ver a las demás sin tener que girar la cabeza para ello lo que permitía una conversación más cómoda. De las 25 sillas, 3 eran más grandes y cómodas, pareciendo casi un trono, a excepción de la silla de Söld la cual era notablemente más grande y era la que estaba en medio de las otras dos sillas, siendo así los líderes... Alexander como siempre, llegaba antes de la hora citada, pero no lo hacía por ser el hermano que tenía más etiqueta, sino porque gustaba de beber vino tinto a solas, después de todo Luna le regañaba si le veía tomar. En la mesa habían varias botellas de agua y enfrente de la silla de Alexander había una botella de vino tinto y una copa, rápidamente y sin dudarlo llegó a su silla, sirvió una copa y se sentó a esperar a sus hermanos...
-("Espero que ésta vez si lleguen temprano...")- Pensó mientras le daba un sorbo a la copa, la gente en el exterior seguían con su actividad, era curioso, pero hasta el momento ninguna de las hijas de Alexander se había visto con él... Al poco tiempo, empezaron a llegar varios hombres de Alexander pertenecientes a "Los Ángeles de la Muerte", los altos mandos que habían acudido a la reunión para estar informados, realmente, en una situación como ésa saludarían a los líderes, más tenían ordenes de llevar una platica más "compañeristica", es decir... Que olvidarán el "saludo militar", tan sólo faltaba Söld y Liebe, para entonces poder iniciar la reunión.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Mansión Stukov

Mensaje por Invitado el Lun Nov 29, 2010 1:26 am

La enorme figura del primer abismal se aproximaba por uno de los tantos pasillos del castillo que daba desde su habitación hasta la sala de reuniones de la gran 'casa' de los Stukov's, éste caminaba con los brazos flácidos como si dormido estuviera y caminase sólo por la casa, con un gran aburrimiento en el rostro y comportamiento por el tiempo que tenía en la mansión sin salir a echar un vistazo por los las calles. El devorador abismal veía a los presentes, a su hermano y sus 'lacayos' que fielmente le servían, el pazón mientras bajaba por una de las escaleras se iba rascando la axila izquierda con su diestra para mientras llegaba a su respectiva silla, sin decir nada ni nada se sentó con tal desdén, como si tuviera un cansancio histórico que le impidiera decir alguna palabra; aunque el demonio no era de muchos modales como su hermano éste cuando abrió uno de sus ojos y miró las caras de los militares de los Stukov produjo un sonido como de llanto o queja con palabras como de - Buenas - aunque se entendía era el "Bu" y "as" el panzón esperó alguna respuesta de los presentes con sus dos ojos abierto ahora. De manera como acostumbraba saludaba a su hermano con una 'dulce' sonrisa mostrando todos sus dientes, saludo que era un tanto horrendo a decir verdad, pero entre hermanos se entendían.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Mansión Stukov

Mensaje por Invitado el Lun Nov 29, 2010 4:47 am

Calmas pisadas marchitan lo que tocan, el mármol del suelo se ennegrece, con el sólo contacto de las botas negras sobre éste. Su pelo rojo se agita como las mismas llamas, su mirada inexpresiva clavada al frente, la dama se dirige a la sala que le fue indicada. Allí debía encontrarse ella a dos hombres, el estruendoso gigante de horrenda sonrisa, y aquel que plácidamente espera a sus comensales. Ella abre una de las dos puertas que, juntas formando un gran arco, arman la entrada a la gran sala. Sin preocuparse por llamar o no la atención, dejando quemaduras en todo lo que toque su uniforme, moviéndose callada por toda la habitación. De entre los sirvientes de todo tipo y rango, de entre los guerreros que a sus hermanos y a ella siguen, de entre la multitud que aguarda bajo aquel alto techo se aparece ella. Corre su silla en silencio, se sienta sobre ella acomodando su particular vestuario. Pocos minutos después, levantando la mano con disimulo, la abismal logró llamar la atención de sus hermanos, como así de por lo menos media sala– Hermanos... –Pronunció luego en un tono vago, inaudible para un ser normal. Esperó entonces con aire pasivo, mansa como el agua clavando su mirada, sus dorados orbes sobre los de sus hermanos. Esperó sin ansia alguna a sus hermanos, a que alguno de los poderosos Stukov mayores, de una forma u otra reaccionara al fin.


Última edición por Liebe Stukov el Mar Nov 30, 2010 11:08 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Mansión Stukov

Mensaje por Invitado el Mar Nov 30, 2010 6:16 am

La espera realmente fue tal como lo esperaba de ambos... Siempre minutillos tarde, pero por ésa ocasión no preguntaría el motivo, ahora el tema era... "Serio". Literalmente, claro... ¿Cómo supo cuando venía cada uno? Fácil, con Söld y sus grandes pisadas, y a Liebe... Quizá era lo más seguro que llegara después de él.

Cuando Söld llegó dedicó una "hermosa" risa a Alexei, quien sólo suspiró y dejó su copa de vino en la mesa
-Siempre que haces eso, se me quita la sed de vino... Pancitas- Dijo aquello con un tono de gracia, pero obviamente quería a su hermano. Al poco tiempo, llegó Liebe, parecía calmada... Cosa que asustaba a Alexander, literalmente claro, ¿Qué pensaba la Abismal? -Okey... No sé qué habrá pasado con tu novio, pero alégrate Liebe...- Dijo mientras le ofrecía su copa de vino, la cual ya no tenía ganas de beberla por la linda sonrisa de Söld.

Alexander se paró de su asiento vagamente, un chasquido de los dedos y las luces se fueron, en el centro de la mesa y como era de esperarse de Alexander, un mapa virtual se creó, mostraba en sí toda la galaxia, cada mundo, cada dimensión. Todas tenían un color verde, a excepción del Mundo Terra, que era rojo, y representaba que tal planeta estaba bajo el control de los Abismales
-Compañeros y hermanos míos, no nos hemos reunido para comer panquecillos o beber café y té... Hoy, hoy iniciará un plan, un nuevo orden, la evolución de nuestra raza, es decir, los infernales, volveremos a movilizarnos como nunca antes se ha visto jamás, sabemos que no somos muchos, pero tenemos calidad y poder, inteligencia y sabiduría, sabemos que muchos de nosotros moriremos, y aquellos que caigan serán recordados y escritos en la historia, pero hoy no será el discurso de motivación, no señor... Hoy hablaremos del plan, tenemos el poder suficiente como para dominar todos y cada uno de los mundos y dimensiones habidos y por haber- Dijo con un tono de voz dominante y autoritario haciendo ademanes correctos y precisos mostrando así la seguridad en si mismo, la tranquilidad que hace rato mostraba había desaparecido por lo que parecía ser un dictador.

-Nuestra meta será conquistar todos y cada uno de los planetas como ya he dicho, hasta el Mundo Cristalino... ¡Asesinaremos a los que se opongan a nosotros! ¡Aniquilaremos a todos y cada uno de los Celestiales! ¡NO MERCY, MERCY IS FOR THE WEAK! ¡SHOW THEM THEIR MORTALITY!- Gritó con euforia y vigor, la sangre del guerrero, la ira de la venganza, casi se volvía loco y su "estado de genocidio" era activado, la idea de vengar a su madre tomando indiscriminadamente la vida de todo celestial era algo que compartía con sus hermanos... Su respiración se encontraba agitada. Aquellos soldados que servían fielmente a sus líderes, los Stukov's, incluso mostraron un temor en su rostro, después de todo, ellos eran Undead, es decir, muertos vivientes gracias al poder de Alexander, y bastaría sólo un pensamiento para arrebatarles de nuevo la vida. Respiraba profundamente... Hasta que volvió a un estado más de tranquilidad. -Hermanos míos, ¿Algo qué decir?- Terminó su dialogo sentándose en su respectiva silla.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La Mansión Stukov

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: Rol :: Terra :: [ Pandemónium ]

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.