Bienvenidos!

Placa Sin Nombre

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Placa Sin Nombre

Mensaje por Momo Endo el Miér Nov 24, 2010 3:07 pm

Bueno, pues es un Fic que he estado escribiendo durante estos ultimos tres meses... por el momento ya tiene 5 capítulos que iré subiendo progresivamente, porque los tengo escritos a mano, y los he de pasar al Pc... espero que os guste...

PLACA SIN NOMBRE

CAPÍTULO I: EXPERIMENTO
Una gélida madrugada, callejones oscuros, basura por doquier. Una niña de cabello oscuro y ojos violáceos corre sin parar, huyendo de alguien, o de algo...
Lo curioso de nuestra niña es el hecho de que, a pesar de las ropas hechas jirones, las manchas de sangre que la cubren y que esté con el aliento y el pelo agitados por la huída, su rostro sigue siendo angelical y dulce,está asustada...
Retrocedemos en el tiempo, siguiendo a la niña que corre de espaldas, como el rewind de una película. Hemos llegado a un laboratorio, un equipo de científicos se mueve alrededor de una camilla, observando y anotando, conectando, inyectando sustancias desconocidas, e impasibles ante los gritos aterrados y suplicantes de su objeto de investigación: nuestra niña.
Deducimos que estamos ante un caso de experimentación ilegal, no podemos saber de ningún modo quienes pueden ser esos hombres, ni tampoco que le hacen a la pequeña, que se desmaya a causa del dolor y el miedo.
Pasan horas antes de que la pequeña vuelva a reaccionar, la han dejado sola, sobre la camilla, conectada con intravenosa a un montón de máquinas y sensores. La niña asustada mira a todos lados, observando y absorbiendo toda la información posible teniendo en cuenta la oscuridad que se cernía en el laboratorio.
Descubre un par de cámaras de vigilancia, se incorpora un poco, respira con agitación. Mira sus brazos, llenos de pequeños moretones causados por los numerosos pinchazos, y ahora cada uno conectado por el antebrazo y las manos para que los sueros que cuelgan a su alrededor entren sin cesar en su sistema sanguíneo.
También descubre que le han colocado un catéter directamente al corazón... El parche que lo sujeta produce picor, pero al rascarse, aún molesta más, duele. Sigue llevando la cuenta de todo lo que le han hecho... Explora con la mirada todo su cuerpo, tiene unas pocas suturas en el abdómen, seguramente le han extraído órganos como el riñón o algo parecido... Al llegar al cuello descubre una gargantilla metálica y la toquetea, descubriendo una cerradura, una placa y varios botones, los cuales decide no accionar por si acaso...
Se escucha un ruido fuerte, las luces de laboratorio se encienden y entran dos hombres, nuestra pequeña se encoje todo lo que puede en la camilla, pero los hombres no hacen ademán de querer acercarse a ella, al menos no demasiado:
-¿Cómo te sientes? -pregunta uno de los hombres sacando un cuaderno y un bolígrafo, la niña no responde, sólo le mira fijamente, escrutando su rostro... el hombre repite la pregunta, y la niña responde con el mismo silencio... prueba con otras preguntas, pero ella no está dispuesta a decir ni una sola palabra... el hombre comienza a impacientarse, y después de casi dos horas de preguntas sin respuesta se levanta enfurecido y la abofetea, ella suelta un gritito y le mira con ojos llorosos y llenos de odio y miedo... el científico está dispuesto a asestar otro golpe, pero su compañero le detiene y niega con la cabeza.
Los dos salen de la sala y, sólo entonces, la pequeña se echa a llorar con ganas... tenemos ganas de consolarla, pero recordamos que sólo somos observadores de su historia, espectros que ella no puede ver... Al acercarnos podemos ver su placa... sólo tiene once años... también dice su tipo de sangre y su género... su fecha de nacimiento está marcada por una "X", pues ni siquiera se han molestado en rellenarla con alguna falsa... pero lo que nos hace un nudo en el alma es que el nombre esté en blanco... No han grabado absolutamente nada, ni siquiera números...
De repente la pequeña se queja fuertemente por algo, empieza a encogerse sobre sí misma, se sujeta el pecho como si se le fuese a salir el corazón... si nosotros comenzamos a sentirnos aterrados frente a sus gritos de dolor, la niña sufre cada vez más, y se retuerce en la camilla, cada vez más y más agitada... el equipo de científicos entra de repente a la sala, el encargado grita órdenes a los demás, que se mueven rápidamente en torno a la camilla, intentando sujetar a la niña, que cada vez grita más... Le ponen una mordaza y la atan con correas, pero el dolor de ella no se calma, y los científicos la ignoran, revisando todos los flujos y las máquinas, para nuestro horror, más que satisfechos con los resultados...
Inyectan un sedante a la niña, e inmediatamente ésta queda inerte. Le quitan todas las intravenosas, sacan el catéter y cierran la herida. La pequeña ya no es aquella maraña de cables y sueros... La desatan y uno de los hombres se la carga en el hombro, salen del laboratorio y nosotros les seguimos por un estrecho laberinto de pasillos poco iluminados.
Al cabo de un rato, llegamos a una puerta de madera vieja, pasamos a través de ella, sin dejar de vigilar a nuestra niña, que hasta ahora ha seguido inerte, colgando boca abajo. Al final los científicos nos han conducido hasta una zona de habitaciones, o mejor dicho, celdas, casi todas vacías, excepto en algunas donde podemos divisar perros y otros animales del mismo tipo, en muy malas condiciones, con el mismo collar metálico que tiene la niña, a la cual tiran sin cuidado en el suelo de la última celda, que es un poco más grande que las demás, con un lavabo y un lavamanos en una esquina... Ellos cierran la puerta y se van, y nosotros esperamos pacientemente a que la pequeña despierte.
avatar
Momo Endo
Moderadores
Moderadores

Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 23
Localización : Entre el sueño y el despertar...

Ver perfil de usuario http://rol-life.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Placa Sin Nombre

Mensaje por Aleister Crowley el Miér Nov 24, 2010 7:00 pm

interesante historia Momo...
avatar
Aleister Crowley
Humanos

Mensajes : 1156
Fecha de inscripción : 17/10/2010
Edad : 26
Localización : Donde quiera que puedan necesitar un poco de magia para protegerlos

Ver perfil de usuario http://www.doomdeathanddarkness.tk

Volver arriba Ir abajo

Re: Placa Sin Nombre

Mensaje por Momo Endo el Sáb Nov 27, 2010 4:16 pm

CAPITULO II: OMEGA 37
No tenemos que esperar demasiado para que ella por fin abra los ojos... vuelve a estar asustada, pero por lo que vemos, ya no siente dolor alguno y se la ve aliviada al verse libre de agujas... para nosotros es un milagro que las cicatrices que tenía antes de su ataque no se hayan abierto, pero al fijarnos mejor, vemos con sorpresa que ya no tiene ninguna, y que los puntos se han soltado sin dejar marcas... ella también parece estar muy sorprendida, puede que su mente interprete que ha pasado tiempo suficiente dormida como para que las cicatrices se hayan ido, pero nosotros sabemos que algo raro está pasando...
Tanto ella como nosotros, nos sobresaltamos al oír la puerta abrirse, la niña se pone en guardia, pero al ver que no es un científico, se limita a alejarse a un rincón y sentarse sin dejar de mirarle fijamente.
Nosotros también nos fijamos mejor en el sujeto; es sólo un chico, no mayor de quince años, que lleva una bandeja con comida. Un plato de verduras con mayonesa, y agua. También tiene una gargantilla de metal como la de nuestra pequeña; nos acercamos y vemos que se llama Omega 37, y tal como sospechábamos, tiene catorce años...
Omega deja la bandeja en el suelo, sonriendo amablemente a nuestra niña, que desvía la mirada con un gesto entre el desprecio y la desconfianza. El chico suspira y niega con la cabeza:
-Come. Lo he preparado yo... siento que sea poco, pero si fuese por "ellos", sólo comerías alimento para perros...
Acto seguido se levanta y sale cerrando la puerta... oímos un ruido a nuestra espalda... el estómago de nuestra niña ruge hambriento y ella se acerca a gatas a la bandeja. Observa el plato con recelo y huele el agua antes de probar un pequeño sorbo... como no hay cubiertos, toma un poco de las verduras con la mano, prueba el bocado, y ha debido de gustarle, pues inmediatamente olvida los modales y engulle la comida y traga el agua con avidez, derramando lágrimas de las que desconocemos el significado...
Al terminar de comer vuelve al rincón, se abraza las rodillas y llora melancólicamente; seguramente piensa en sus padres, en los gemelos, siempre tan traviesos y sonrientes... ¿Qué harían sus dos hermanos menores ahora que ella no estaba? Sus padres siempre estaban fuera, y ella se encargaba de cuidarlos y conseguir comida para los tres... de repente todos los acontecimientos de ese día se le echan encima como lobos hambrientos, y la pequeña se echa a llorar hasta que se queda dormida de nuevo, por el agotamiento...
Mientras ella duerme, Omega regresa a recoger la bandeja... la observa unos instantes, sonríe con ternura y hace un gesto de caricia sobre el rostro de la niña, sin tocarla para no despertarla... saca algo de su bolsillo y lo deja a su lado, luego toma de nuevo la bandeja y se va. Nos acercamos para ver mejor el objeto... un caramelo envuelto en papel celofán, que más tarde, al despertar, nuestra niña guarda en el bolsillo del camisón, como un tesoro que representa la esperanza de salir de allí algún día para compartirlo con sus hermanos menores...
Desde aquí empiezan a pasar los días de forma monótona... Omega lleva todos los días dos bandejas con comida... nuestra niña no se le acerca, y cuando se va, ataca la comida, o guarda un poco para no morirse de hambre antes de la siguiente comida... a veces intenta abrir la puerta, obviamente sin resultado, y otras simplemente duerme... de vez en cuando los científicos le hacen pruebas de sangre, la exploran... Otras veces la sedan para llevarla al laboratorio, observamos en silencio esos momentos de sufrimiento... luego la retornan a la celda y le hacen las mismas preguntas, las cuales ella se calla, no quiere para nada satisfacer los deseos de esos hombres... esos días de silencio, Omega no se pasa por la celda... aparte de eso, el único privilegio es que hay una letrina en la celda, para evitar una fuga en caso de que tenga que ir al baño... y la única cámara de vigilancia está colocada fuera, observando la entrada y la salida del personal...
Siguen pasando los días, y nuestra pequeña encuentra en Omega 37 a alguien mínimamente de confianza... ahora se acerca tímidamente antes de que se vaya, y a veces él se queda a hacerle compañía y a explicarle cosas de su vida o del exterior, ella escucha con atención mientras come, sin demostrar sentimiento alguno, pero para Omega el hecho de que le permita estar allí le parece una muestra de amistad más que suficiente.
-¿Sabes? Últimamente me dan más libertad... como soy el encargado de cuidarte, y lo hago con el dinero que me dan, que es poco... no les importa si salgo para conseguir algo para ti...y -esta vez tiene un rostro más melancólico- a veces... aunque me gustaría no volver... te recuerdo a ti... y recuerdo que allá fuera estoy completamente sólo...
La niña entonces le mira sorprendida... según todos sus cálculos, lleva casi cuatro meses encerrada en aquella celda, y casi un mes dejando que Omega se quedase a acompañarla... pero es la primera vez que el chico le dice algo así, pues generalmente sólo habla de banalidades como la subida de precios, o la alertaba de la siguiente ronda de experimentos... entonces algo se le escapa de dentro... un sonido ronco e irreconocible sale de la garganta de nuestra niña, que por fin se decide a hablar a la única persona en quien confía en ese lugar...
-De...¿Desde c-cuando estás aq-quí? -le cuesta mucho hablar a causa de la falta del uso de su voz, y Omega casi se cae de espaldas al oír el tan inesperado sonido, tan maltratado y tan sorprendentemente dulce. Se queda unos instantes mirándola estupefacto.
-¡Creí que eras muda! -al ver que la niña sigue mirándole interrogativamente, suspira y baja la mirada- No lo recuerdo... o sí, pero es un recuerdo tan lejano... y no he contado la cantidad de placas que me han cambiado... pero supón que desde los tres o cuatro años... -la niña mira el suelo, y Omega se atreve a acariciarle la cabeza- No te preocupes, yo soy un fracaso de sus experimentos, así que, para no correr riesgos, me hacen trabajar para ellos y me sustentan a cambio de no matarme... -la chiquilla le mira asustada y él aparta la mano- ¡lo siento! perdón si te he molestado... -al ver que es otra cosa la que le preocupa, sonríe amablemente- Tranquila... eres la única que ha superado las operaciones y las pruebas, y la única que tras haber sobrevivido, ha reaccionado como ellos esperaban... su único éxito...
Nuestra niña no sabe si aliviarse o preocuparse, y decide hacer una fusión, se alivia por no tener que morir, y se preocupa por lo que pueda pasar en el futuro...
avatar
Momo Endo
Moderadores
Moderadores

Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 23
Localización : Entre el sueño y el despertar...

Ver perfil de usuario http://rol-life.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Placa Sin Nombre

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 27, 2010 4:32 pm

Woow, esta bastante interesante.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Placa Sin Nombre

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 27, 2010 4:54 pm

Me encanta Momo-chan...Redactas muy bien...Y el argumento de la histria esta mejor que bien, esta super genial >.<
Esperare la continuacion ^^
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Placa Sin Nombre

Mensaje por Kain El Olvidado el Sáb Nov 27, 2010 5:09 pm

Igualmente espero la continuación que ha gustado
avatar
Kain El Olvidado
Humanos

Mensajes : 98
Fecha de inscripción : 25/11/2010
Edad : 28
Localización : Chile

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placa Sin Nombre

Mensaje por Momo Endo el Sáb Jun 11, 2011 11:15 am

CAPITULO III: ¿TRAICIÓN O ERROR?
Vuelven los días monótonos, pero hay un ligero cambio: nuestra pequeña y Omega empiezan a estar cada vez más unidos desde que ella hablase por primera vez… las conversaciones se vuelven cada vez más animadas, hablan de cualquier cosa: el mundo exterior, lo asquerosa que había estado la comida (Omega se disculpaba por no saber cocinar mejor), cosas que les gustaría hacer si fuesen libres… hablan sobre todo de la libertad…
-Algún día, me gustaría conocer el mar, y volver a ver el cielo y el sol…-dice un día ella, melancólica de repente, abrazándose las rodillas. Omega la mira unos instantes y finalmente sonríe recostándose en la pared.
-Te prometo una cosa… un día te liberaré de esta prisión y te llevaré a ver el océano cuán grande es…
Nuestra niña al principio no le cree, pero al ver sus ojos sonrientes asiente firmemente con la cabeza.
Y otra vez vemos pasar los días, la esperanza que Omega ha depositado en ella, la ha vuelto más fuerte ante las nuevas pruebas que los científicos le imponen. Ya han dejado de inyectarle substancias extrañas, y en su lugar le hacen test de progreso en el organismo, cada vez más duros y frecuentes. Pretenden aumentar la fuerza, la velocidad, la resistencia y la agilidad de nuestra niña a pasos agigantados, y sólo la dejan descansar si consigue los resultados que ellos le indican. Sólo entonces la sedan de nuevo para llevarla a la triste celda, dónde Omega espera a que despierte para darle de comer y charlar con ella, para demostrarle su apoyo.
-¿Qué tal la prueba de hoy? –le pregunta cada vez que ella despierta, una vez que ha acabado de comer… ella siempre responde con un “Agotador, como todas las veces” y le explica sobre las viejas y nuevas preguntas que le formulan, y a las cuales nunca responde:
-¿Y cómo te sientes? Me dice el otro… ¿qué sentirías tú si te atasen bolas de plomo enormes a los pies y te hiciesen correr a diez kilómetros por hora? No es muy agradable que tu corazón bombee más veces por segundo que el de un colibrí infartado, ni que la sangre te hierva mientras tu aliento se congela… -la niña cada vez está más frustrada con el hecho de que no la dejen en paz. Omega le revuelve el pelo y se ríe de su sarcasmo. Por alguna razón, cada vez se vuelve más alegre y confianzudo…
-Un colibrí infartado… sólo tú podrías soportar todo eso… -se levanta y recoge la bandeja- bueno, basta de cháchara por hoy. Hay cosas que hacer, últimamente hay más trabajo…
-Está bien… nos vemos… -la pequeña se encoge de hombros y sonríe.
Vemos a Omega salir y algo nos llama la atención… su rostro se ha vuelto triste y sombrío, decidimos seguirle para saber qué le puede poner en ese estado… le pisamos los talones a través de los laberínticos pasillos, él deja la bandeja en la cocina y se dirige con paso decidido hacia una de las salas de investigación, dónde lo recibe uno de los científicos y le hace sentarse en una silla de madera.
-¿Y bien? ¿Qué ha dicho hoy esa mocosa? –le pregunta de mala manera, nosotros no damos crédito a la traición de Omega, pero seguimos observando con atención, al parecer…
-Lo de siempre, que se le acelera el corazón, que le hierve la sangre, que el aliento se le enfría… -pone un tono de voz un poco más duro- y que sois una panda de idiotas –le mira desafiante, y el otro hombre le asesta un puñetazo, tirándolo al suelo.
-Recuerda tu lugar, perro callejero, y recuerda que tu libertad depende de lo que ella te diga, eres el único que ha conseguido sacarle las palabras a esa medio metro… -Omega se levanta y sonríe tristemente, la mejilla se le ha inflamado, pero enseguida la hinchazón remite y sólo le queda un poco rojo… después de lo que ha dicho el científico, se confirman nuestras sospechas, había una razón potente tras su engaño.
-Nunca debí decirles nada sobre ella… he sido un estúpido… -el hombre le patea fuera de la sala, riéndose de él.
-¡Oh! No te pongas cursi ahora, ya la has engañado ¿Qué más te da? –en ese momento llega otro hombre, agitado por una carrera, parece urgente…
-Señor, agh… la… la mocosa… -parece asustado también- la niña ha… comenzado a comportarse de modo extraño…
Omega se alarma y corre sin pensárselo dos veces hasta la celda, nosotros le seguimos, y al abrir la puerta vemos a nuestra niña sujetándose el pecho, jadeando como un animal herido… Omega se acerca un poco, pero ella gira bruscamente el rostro, sus ojos violáceos han adquirido un tono lechoso, terrorífico… de su boca salen dos pequeños hilos de sangre…
-N-no… te acerques… -dice con dificultad antes de perder su último ápice de humanidad y soltar un grito desgarrador…
avatar
Momo Endo
Moderadores
Moderadores

Mensajes : 245
Fecha de inscripción : 22/09/2010
Edad : 23
Localización : Entre el sueño y el despertar...

Ver perfil de usuario http://rol-life.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Placa Sin Nombre

Mensaje por Richelle el Dom Jun 12, 2011 11:27 pm

momo-san me encanta tu creatividad. sabes me animaste a mi ( y al usser XD) a escribir también, pero espero que sea tan buena como tu te deseo suerte!! y espero la próxima publicación tuya...ya que esta muy interesante la trama.
avatar
Richelle

Mensajes : 56
Fecha de inscripción : 04/06/2011
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Placa Sin Nombre

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.